Sexting

Webgang_Blog_28_20160926-200231_1.jpg

Cuando la hormona invade las redes sociales.

   Dicen que las redes sociales alejan a los que están cerca y acercan a los que están lejos, pero para algunas personas ‘estar cerca’ va más allá de un intercambio de mensajes, hasta el punto en que las cosas comienzan a ponerse calientes…


   Aunque este término comience a hacer furor como un neologismo en boga en meses recientes, lo cierto es que esta práctica es tan antigua como el internet mismo, sólo que con la llegada de dispositivos digitales con acceso internet que tienen una cámara incluida y que permiten que su usuario esté conectado todo el tiempo a la red, este fenómeno se ha vuelto una tendencia, donde sólo hace falta que llegue la primavera o que la temperatura suba un poco para que la hormona tome posesión de los usuarios de redes sociales.

   Sexting proviene de los términos ingleses (sex y texting) literalmente refiere al intercambio de mensajes multimedia con temática erótica o explícitamente sexual, donde la finalidad es provocar una excitación mutua, algo muy similar a lo que ocurría en los 90’s en las salas de chat con el llamado sexo cibernético dónde las clásicas preguntas: ¿Qué estás haciendo? ¿Qué llevas puesto? ó ¿Cómo es tu ropa interior? eran el preludio a esta práctica. 

   Y si a esa fórmula de coqueteo lascivo a un click de distancia, le agregas los muchos perfiles de redes sociales de Spornosexuales donde sobran los músculos y falta la ropa o bien, de los Sextwiteros: perfiles de Twitter que son como diarios de sexo donde los followers conocen más la anatomía y vida sexualmente activa, a veces hasta más que sus propios protagonistas, se tiene como resultado una provocación sexual y un bombardeo de lascividad que mucho tendría que ver con el alza en embarazos en menores de edad.

   A colación con lo anterior y siguiendo estas tendencias, el sexting no sólo se queda en palabras, sino que también incluye el intercambio de fotografías subidas de tono, obviamente con contenido sexualmente explícito. Tan sólo en Estados Unidos se estima que 2 de cada 5 usuarios de redes sociales han incurrido en el intercambio de imágenes de este tipo, teniendo su público más asiduo en las adolescentes de 14 a 17 años pues 22% de éstas chicas admite haberlo hecho frente a un 18% de chicos en el mismo rango de edad.

   Por su parte, los adolescentes hombres son quienes más protagonizan los mensajes con tono sexual sugestivo o explícito, con un 40% de los miembros de este mercado. Finalmente se estima que un 33% de los estudiantes en edad universitaria (18 a 24 años) incurre en practicas de sexting de manera frecuente como una forma de expresión, tanto de sexualidad como de comunicación interpersonal. De modo que ante este escenario, si de redes sociales hablamos, el pudor, parece simplemente salir sobrando… ¿Tú que crees?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion